EspañolSpanish EnglishEnglish

Historia

Placa_pequeViuda de Vacas era la taberna de la antigua “Posada de San Antonio” en la calle Cava Alta nº 23 en el Madrid de los Austrias.

Fue  comprado a principios del Siglo XX por nuestro abuelo Segundo Vacas y su mujer Victoria Sastre. Cuando este falleció paso a llamarse “Viuda de Vacas”

La posada estaba formada por una zona de 24 habitaciones rodeando un comedor(de mejor nivel y para clientes transeúntes) y otra zona para clientes residentes fijos (muchos de ellos mieleros alcarreños). Todo ello formando una corrala en la que los bajos eran almacenes ( de quesos, frutos secos, patatas).

Todo este personal constituía la clientela habitual de la taberna situada en la parte exterior del edificio.

La taberna “Viuda de Vacas” estaba abierta al público todo el día y entre comidas se jugaba al domino y cartas.

Hasta el año 2006 en que se restaura el edificio, se cocinaba y calentaba exclusivamente con carbón en una gran cocina de fundición llamada entonces “cocinas económicas”

Fue gestionado por nuestra familia: Segundo y Victoria, abuelos, Juan Cánovas y Carmen Vacas, padres y actualmente Belén, Juan Carlos y Javier Cánovas Vacas, hijos. Todo el tiempo excepto las décadas que lo gestionó la familia De Francisco-Gómez(Agustín, Pepa y sus hijas Paula y Antonina), antiguos empleados y familiares con los que hemos convivido como una sola familia y que continuaron de forma ejemplar la linea tradicional de la cocina de la abuela Victoria.

A Finales de los años 70 Belén, Juan Carlos y Javier  continuamos con el negocio apoyados por nuestra madre Carmen y nuestras hermanas Victoria y Cristina  manteniendo hasta hoy la línea popular y tradicional de nuestra cocina.

A causa de la rehabilitación del edificio original en 2006 nos trasladamos, ya sólo Juan Carlos y Javier, a nuestro emplazamiento actual en la calle del Águila nº 2  en la misma zona. Aunque nos encantaría volver a nuestro local original, por diversas circunstancias continuamos en este local que sin tener el tamaño y solera del anterior continúa siendo un sitio muy agradable, familiar y personal.